VERDE URBANO CAMBIANTE

Me paso cada día una hora y media sentado delante de un ventanal que da a una antigua plaza con árboles de gran porte. Hace tres meses que vengo de una manera discontinua pero constante.

Hoy en pleno otoño, me he fijado en la diversidad de colores de la vegetación. Hay un gran olivo de hojas verdosas con un pequño repunte azulado; palmeras de dos tipos diferentes y un tono verde oscuro. También hay grandes plátanos a los que, al estar en una plaza, se les ha permitido alcanzar gran porte.

En estos tres meses de contemplación forzosa he percibido la variación de colores de las hojas. Olivo y palmeras no han variado pero los plátanos han ido perdiendo verdor y volumen; ahora tienen un tono verdoso marrón y pronto serán ocres y las hojas caerán.

Esta naturaleza cambiante me conecta con el cambio de las estaciones y con los ciclos de la vida.

Ahora ha soplado algo de viento y las hojas se han agitado. Me ha dado la impresión de que, como ya me conocen, me han saludado.

Enric Aulí M.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.