TUMBAS Y ESPÍRITUS

He vuelto a visitar  el cementerio romano de Arles, en el sudeste de Francia y una vez más no he tenido el valor de descender a su cripta.

En las dos visitas anteriores percibí una energías tan fuertemente negativas y dañinas que no me atreví a penetrar dentro de la cripta. En ésta ocasión tan sólo sentí una fuerte opresión en el vientre así que me acercaba a la entrada. Esta sensación combinada con mis temores previos, me impulsaron a huir una vez más.

Decidí,algo humillado, volver sobre mis pasos, caminando a través de la avenida formada entre los sarcófagos de piedra y los «peupliers bleus» que Van Gogh inmortalizó en uno de sus cuadros.  Me pregunté si él habría visitado la cripta y de ser así si habria sentido algo similar.

Enric Aulí M.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.