POR EL HILO SE LLEGA A PERU

Sentado en mi sofá, vestido con un viejo jersey de alpaca, comprado en Perú, y contemplando las montañas situadas al sur de Can Gasparó, me llamó la atención un hilo que salía del jersey. Pensé que ya estaba viejo y se estaba deshilachando.

Pero ese hilo fue para mi el equivalente a la magdalena de Proust . Los recuerdos de mi estancia en Perú empezaron a pasar por mi mente: Lima y su sequedad, el restaurante Pescados capitales, el altiplano, mi mareo por la altura, las hojas de coca, Machu Pichu,el lago Titicaca (que conocía de mis colecciones infantiles de cromos),  la llanura con llamas, vicuñas y pequeños lagos, la selva….)

Por un simple hilo del jersey volví a Perú

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.