BAÑOS DE BOSQUE

templo dorado

Una de las terapias más antiguas, que porcierto vuelve a estar de moda, que vuelve a estar de moda es la de los baños de bosque, es decir  entrar y permanecer dentro de los bosques para sanarnos, ya sea fisica o mentalmente.

En los últimos seis meses he encontrado muchos libros sobre el tema, no voy a detallarlos aquí. Muchos de ellos buscan las causas del hipotético efecto sanador en aspectos químicos como los figonoides que desprenden los árboles o las distintas esencias; otros en aspectos físicos como el control de la humedad, la temperatura y el viento. Tan sólo unos pocos se refieren a que se establecen conexiones espirituales entre el bosque y sus visitantes.

Se trat de un equilibrio de vibraciones entre todos los seres vivos que están ahí en ese momento.

Estamos preparando un documental sobre un experiencia concreta en los bosques de Zamora

Enric Aulí M.

 

ÍBEROS EN LA LLANURA

els vilars

En los extensos campos llanos del interior de Lleida encontramos el poblado ibérico de Els Vilars , el mejor conservado de toda la península. Los campos de cultivo que actualmente lo rodean fueron en el pasado un frondoso bosque que prácticamente ocultaba el emplazamiento.

El pueblo estuvo habitado cerca de mil años y sobrevivió a la ocupación romana. Tiene lienzos de muralla, pozo central, viviendas, foso y campos frisos (plagados de piedras puntiagudas que impedían el acceso fácil de potenciales atacantes). El lugar es un compendio de historia; de hecho habíamos acudido a él por ese motivo.

els vilars arbeca

Pero lo que más nos sorprendió fue que en plena zona de secano, la fortificación estuviese rodeada de juncos y que el suelo presentase gran cantidad de musgo. La razón de esta presencia es la misma que llevó a los íberos a establecerse allí: el acuífero (agua subterránea) está a pocos metros de profundidad. Esto garantizaba el aprovisionamiento de tan preciado bien. Pero también confería, y confiere, una enorme fuerza telúrica al lugar. Según la guía del recinto, cuando el llano se llena de niebla (cosa que ocurre frecuentemente) el poblado permanece libre de niebla; asimismo destacó que en dos puntos del recinto las varillas de radiestesista giran con gran energía.

En esta ocasión no pudimos comprobar estos hechos pero seguro que volveremos a Els Vilars para verificarlo. Y lo haremos en un día de espesa niebla. Ya les comentaremos.

Enric Aulí M.

LEDs y TUMBAS MILENARIAS

planoles nevat

Hace poco visité la Seu de Terrassa, una antigua sede episcopal del siglo V, que ha llegado hasta nuestros días, aunque sin obispo. Originariamente fue un poblado ibérico, al abrigo de su situación privilegiada sobre una roca al lado del río. Posteriormente se transformó en un domus romano y finalmente en un centro de culto católico.

El conjunto  alberga numerosas obras de arte; destacan unas pinturas murales románicas y dos retablos góticos de gran tamaño y belleza. Nos preguntamos por la presencia de energías telúricas  positivas y efectivamente encontramos las usuales en las iglesias de la época, especialmente las que atraviesan las puertas principales de acceso.

Sin embargo, lo más impresionante es la presencia de decenas de tumbas humanas en el suelo de recinto, entre los diferentes edificios. Cada una tenía una pequeña luz LED que configuraba un espectáculo realmente impresionante. El conjunto me trasmitió la sensación de que todas esas almas me saludaban, fue emotivo.

Enric Aulí M.

RIO ASPRE

El río Aspre es pequeño y poco caudaloso pero muy ruidoso. Su rumor profundo nos acompaña en las oscuras noches de Can Gasparó. En medio de un silencio casi absoluto, tan sólo oímos al río y a unos pocos animales nocturnos, la situación nos trasmite la sensación de plenitud y de conexión profunda con la naturaleza, con el universo.

Hace una semana, después de vartios días de lluvias especialmente abundantes, el Aspre retumbaba con una fuerza especial, me recordó algunos compases de la obra de Wagner. Nos habría gustado acercarnos  pero no nos atrevimos a hacerlo hasta el día siguiente. El paisaje estaba lleno de una belleza trágica: enormes árboles arrancados y arrastrados por el agua habían quedado atrapados en los pilares de los puentes, el lecho del río estaba cubierto de grandes piedras redondeadas puestas al desnudo, los márgenes de los prados aparecían erosionados (en algunos lugares el río se había ensanchado más de diez metros)…

La relación entre ríos y sensaciones humana es muy intensa. Para nosotros el Aspre y su murmullo forman parte de nuestra vida, de nuestras sensaciones y de nuestra conexión con el Todo. Una sensación similar a la que sentía  Wordsworth  cuando recordaba el murmullo del río Derwent que pasaba junto a la casa de su infancia en la región de los Cinco Lagos y que  asociaba en su memoria con los arrullos de su amada aya nodriza, esa fue su primera conexión con el universo.

Enric Aulí M.

MEZQUITA SHEIK ZAYED

Hace un par de meses estuve en la gran mezquita de Sheik Zayed en Abu Dabi (Emiratos Árabes). Hacía tiempo que no veia un edifico religioso (y no religioso) tan bello. Semiesferas y cúpulas blancas, lámparas multicolores de cristal, enormes alfombras tejidas a mano, columnas incrustadas de piedras semipreciosas, bellísimos dibujos geométricos, grandes entradas multidimensionales de luz…

Personalmente he tenido poca relación con la cultura islámica;  la contemplación de la mezquita me hizo pensar en las conexiones de dicha cultura con el medio ambiente y, si se quiere, con el ecologismo.  He encontrado referencias de que hay más de quinientas suras en el Corán relacionadas con el respeto al medio ambiente.

Una muestra más de la relación entre naturaleza y espiritualidad.

Enric Aulí M.

FALLING GOLDEN LEAVES

Asociamos la caida otoñal de hojas  con los bosques; las montañas se tiñen de rojo y amarillo; parece un placer reservado tan sólo a la naturaleza no urbana. Sin embargo, los árboles de Barcelona se esfuerzan en proporcionarnos esa misma imagen, dándonos así una conexión vital con el cambio de estaciones; un hecho que siempre reivindico  como necesario en las áreas urbanas.

A finales de noviembre en una de las calles del Ensanche

barcelonés, una calle orientada a sudeste, presencié una lluvia de hojas doradas. Los árboles de esa calle son “lledoners” Celtis australis. En ese momento el sol estaba perfectamente alineado con el eje de la calle y la llenaba con su resplandor. Los rayos de sol impactaban con las hojas que caían y les proporcionaba un resplandor dorado, recordaban esas hojas de oro que a veces vemos vemos en los escaparates de las joyerías y que tan bellas encontramos.

Cada nuevo pequeño soplo de viento producía una nueva ráfaga de falling golden leaves. La nueva estación estaba ahí.

Otoño en el boisque y también en la ciudad, abramos los ojos, nuestra mente y nuestro corazón.

No hace falta que vayamos a buscar fuera lo que tenemos delante nuestro.

Enric Aulí M.

 

EL BOSQUE DE LOS AHORCADOS

bosque suicidas

En los billetes de mil yenes se encuentra una imagen de un lago y un bosque. El bosque es conocido popularmente como bosque de los ahorcados ya que más de cien japoneses al año se suicidan en su interior.  Estábamos haciendo una visita a la región que se conoce como de los Cinco Lagos y desde la orilla de uno de los lagos, vimos en la otra orilla la silueta del bosque.

Visitamos el bosque y la primera impresión es realmente tétrica. El suelo es muy irregular ya que está formado por las coladas de lava de la última erupción del Fuji hace unos doscientos cincuenta años. El terreno es irregular con fisuras, grutas, afiladas aristas… Sobre él nacen infinidad de árboles que a su vez son irregulares, torcidos, llenos de sinuosidades. El conjunto es muy oscuro y atormentado y es de difícil acceso por sus desniveles e irregularidades. Para visitarlo y supongo que también para vigilarlo se ha abierto un sendero practicable. En ese sendero encontramos un aviso con información y un teléfono de asistencia psicológica gratuita para los potencials suicidas. Desde luego Japón es Japón.

Supongo que los suicidas en su desesperación  encuentran este bosque como el lugar idóneo para salir de este mundo y entrar en el de las tinieblas.
Enric Aulí M.

FUJI YAMA

Desde pequeño he sentido fascinación por las montañas de forma triangular terminadas en un afilado pico.

Mi primera cumbre-pico fue la del Kilimanjaro visto en un cromo de una colección de una marca de chocolates; yo tenía unos seis años y estaba en Zaragoza. Después vino el Turó de l’Home del macizo del Montseny, una montaña que he visitado cientos de veces. Más tarde siguió el Taga cercano a mi actual casa de can Gasparó en los Pirineos. Finalmente, hasta ahora, el Fuji Yama japonés.

fujiyama

Hace poco viajé a Japón y busqué un hotel cerca del Fuji, pedí habitación en el último piso con un ventanal orientado hacia la montaña. Estuve allí tres días y el Fuji siempre se ocultaba tras un mar de nubes y de niebla, sabía que estaba allí, notaba su presencia pero no lo veía. Finalmente la mañana del último día apareció, majestuoso y energético. Su cima presentaba un cucurucho de nubes que adoptaba la forma en pico de su cima; era como un sombrero blanco calado en la parte superior de la cabeza.

Tuve una satisfacción enorme. Fue un momento mágico en el que todas las cumbres de mi vida se conectaron al mismo tiempo en mi alma. La sensación fue tan intensa que ya estoy pensando en el próximo pico
Enric Aulí M.

FUJI YAMA Y SINTOISMO

fujiyama

El monte Fuji es un antiguo volcán cuya última erupción data de hace unos 250 años. La erupción causó un gran destrozo y los lugareños de los alrededores, para protegerse, recurrieron a sus creencias sintoistas.

Como protección frente al Fuji crearon un cordón de santuarios sintoistas rodeando el perímetro del volcán. El sintoismo venera a los Kamis, una especie de dioses-energías de la naturaleza. A ellos se encomendaron para conseguir su protección. Creyeron que si los Kamis rodeaban el volcán evitarían que éste entrase en erupción.

Parece funcionar porque de momento el Fuji no ha vuelto a entrar en erupción.

Que los Kamis lo sigan protegiendo.

Enric Aulí M.