MÚSICA ¡ABRE LOS OJOS!

Hoy les propongo que realicen un experimento en su casa para que puedan comprobar la sinergia existente entre pintura y música.

Necesitarán un reproductor de música con una pieza de Wagner, por ejemplo El holandés errante, y una lámina, de como mínimo 30×30 centímetros, de cualquier pintura de Kandinsky que colocarán justo frente a ustedes-

Comienza la prueba: relájense con los ojos cerrados, respiren profundamente unas cuantas veces, hasta que noten que su espalda se deja ir, sin peso,  sobre el respaldo de la butaca. Conecte entonce El holandés errante, mientras permanecen con los ojos cerrados y sin ningún estímulo externo. Al cabo de al menos diez minutos y cuando perciban que su espíritu está vibrando armónicamente con las vibraciones de la música, abran los ojos y contemplen la lámina de Kandinsky sin que la música wagneriana deje de sonar. Muy probablemente sientan esa sinergia entre pintura y música.

Kandinsky  mientras pintaba, escuchaba música de Wagner, se inspiraba con ella y ahí nace esa gran sinergia. De hecho hay exposiciones de arte que cuando exponen obras de Kandinsky, la acompañan de música de Wagner.

Para este experimento no usen la mente racional sino su espíritu.

Enric Aulí M.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.