MEDIA LUNA ARGENTINA

pasaporte fin del mundo

Normalmente vivo en Barcelona, pero hace décadas que tengo bastante relación con personas de Argentina; encuentro en ellas una afinidad, un encanto.

Caminito de Buenos Aires

Por eso, suelo ir a restaurantes argentinos en mi ciudad; me gusta la comida, la decoración y el personal pero siempre hay algo que falta; no sabía lo que era hasta que pasé tres semanas en Argentina, una de ellas en Buenos Aires.

Hice la visita ritual de todo turista: espectáculo en La Ventana, Plaza de mayo, Casa Rosada, Museo de la Nación, la Bombonera, el Barrio de Boca, la Recoleta… Pero donde encontré lo que me faltaba en los restaurantes de Barcelona, fue en un sencillo, sencillísimo bar de una calle no importante de Buenos Aires. Me tomé allí un café con leche y una media luna, y no sé porque pero allí sentí la autenticidad argentina.

Enric Aulí M.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.