LA REBELION DE LAS PLANTAS DOMESTICADAS

He ido observando diversos escenarios en los que nuestra sociedad pone plantas en zonas urbanas, con el loable fin de que sean más amigables. Se trata de plantas domesticadas, pero esas plantas a menudo se rebelan; veamos algunos ejemplos.

Cada vez que se abre una calle de la ciudad ,ya sea para hacer reparaciones o construir un nuevo pavimento,  si la obra dura cierto tiempo, enseguida parecen entre las grietas del pavimento las primeras plantas; los que aman la botánica habrán observado que una de las primeras rebeldes es la Parietaria officinalis.

La rebelión vegetal se propaga a los jardines urbanos, que sólo a base de una gran dedicación evitan ser colonizados por plantas invasoras diferentes de las que hemos plantado y queremos en ese jardín.

Otro escenario de esa lucha invasora son los terrados verdes y los jardines verticales, que afortunadamente están actualmente muy de moda. Estos elementos verdes deben de ser diseñados de forma que permitan un fácil mantenimiento, ya que de lo contrario serán invadidos por esècies de gramíneas, cuyo polen puede producir alergias.

Un ejemplo más, el de los huertos urbanos que acercan la experiencia rural a las ciudades. Paseando por la ciudad he observadobastantes, alguno de los cuales fue construido cuando los impulsaba desde el ayuntamiento. Curiosamente, a lo mejor es porque me los miro con buenos ojos , son los que menos plantas domésticadas rebeladas tienen.

Esta rebelión tiene que impulsarnos a continuar en la  línea de acercar los vegetales a la ciudad, pero a hacerlo con un cuidado cada vez mayor

Enric Aulí M.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.