LA FOTOGRAFÍA COMO TRANSFUSIÓN

 

Cuando fotografiamos algo, por ejemplo un paisaje, creemos que estamos haciendo una reproducción de la realidad, pero no es bien bien así. En realidad estamos haciendo una transfusion de dicha realidad.

Lo que he dicho antes puede demostrarse haciendo que diversas personas  observen la misma fotografía del paisaje. Cada persona verá en él cosas diferentes y obtendrá una impresión que no coincidirá con las otras. En mi opinión la causa es que la fotografía no es una reproducción de la realidad sino una transfusion de ella, una transfusion de sangre que interactúa con nuestra propia sangre y nos ofrece una nueva cara de la realidad.

Enric Aulí M.

2 comentarios

  1. Así es Enric, también para mí… esa palabra, transfusión, me reveló ese intercambio vital que significa sentir una fotografía, un pedacito de la realidad que revela toda una vida , una totalidad, en un instante…. Gracias por su presencia .

    1. gracias por el comentario

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.