EXPERIENCIA EN LA OSCURIDAD

Hace pocas noches viví una experiencia en oscuridad absoluta, delante de nuestra casa de Planoles. Todo era negro, no habita referencias, ni estrellas, ni luna, ni se distinguía un tono diferente entre el cielo y la montaña que tengo delante. Por no haber, no se percibían las luces lejanas  de Ventolà ni de cualquier otro de los pueblos relativamente cercanos. Estar dentro de esa burbuja negra me hizo sentir desubicado, flotando en un vacío frío.

Porque hacía frío. Un viento huracanado del norte, la tramontana, soplaba frío y fuerte, a más de noventa kilómetros por hora. Arrastradas por él volaban ramas de árbol, unas ramas que nos veía hasta que me tocaban. Sentí miedo de que se desprendiese alguna teja y me alcanzase. Ensordecedor ulular del viento, con notas agudas oscilantes que no permitían oir nada más.

No veía ni oía nada de lo que tenía alrededor; si algo se acercaba no lo detectaría hasta que llegase a mi.. Percibía que estaba de pie pero la única referencia que tenía era mi propio cuerpo.Pensé que una experiencia en el espacio, flotando fuera de la nave en una noche oscura sería algo similar. Fue duro pero agradable.

Enric Aulí M.

2 comentarios

    • Teresa en 29 noviembre, 2017 a las 14:32
    • Responder

    En llenguatge artístic seria una experiència SUBLIM.

    1. Si que ho va ser

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.