EL RIO A PRINCIPIOS DE INVIERNO

arroyo de otoño

El rio Aspre nace en la montaña situada al sudoeste de can Gasparó a menos de un kilómetro en línea recta de la masía. Es un río al que no se vierte ninguna contaminación, lo que lo hace realmenrte especial. Tiene un cauce de tres o cuatro kilómetros hasta que se une al Rigard.

Según el día y la época del año el río presenta diversos colores; me acuerdo del Green River de Credence Clearwater Revival del Danubio azul de Strauss o del Río amarillo de Somerset Maugham. A l’Aspre no le puedes adjudicar un solo color; según en que zona de la montaña llueve baja rojizo; otros días es tan transparente que no puedes calcular su profundida, hoy con los primeros hielos está lanco de hielo en los remansos.

En otoño el río arrastra muchas hojas, de colores diferentes: amarillo del roble, cobrizas de las hayas, ligeramente rojizas de los cerezos silvestres, y tremendamente rojas de los arces. El espectáculo cromático es espectacular y viene amenizado por los giros, cambios de sentido y velocidad que les proorciona la corriente.

LLega un día en que las aguas toman un tinte algo amarillento, el color es causado por los ácidos húmicos procedentes de las hojas en descomposición. Si en esos día se produce alguna lluvia especialmente fuerte, aumenta el caudal del río y su velocidad y esa agitación crea capas de espuma blanca que se acumula en los remansos; no es una forma de contaminción sino el resultado de que las saponinas naturales de algunas plantas, al ser agitadas producen esa espuma.

El Aspre es naturaleza vive y cambiante comunicándose con mi espíritu.

Enric Aulí M.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.