EL KAMI DEL FUJIYAMA

La silueta del volcán Fujiyama domina el paisaje del sudeste del Japón, es uno de los símbolos más conocidos de la isla. La imagen es de una gran belleza pero también es amenazadora; a mediados del siglo XVIII una violenta erupción arrasó las poblaciones y los cultivos del entorno; grandes masas de lava cubrieron el suelo,  al enfriarse se volvió oscura y adoptó formas irregulares: huecos, cavidades  y pequeñas colinas; un terreno similar se puede encontrar a causa de sendas erupcions, en la isla canaria de Lanzarote y en «La fageda d’en Jordà» en la provincia de Girona en España.

Esas lavas formaron paisajes de aspecto tétrico, uno de los má conocidos es el «Bosque de los ahorcados» un lugar en el que se suicidan un centenar de aponeses cada año y cuya imagen aparece en los billetes de mil yenes.

El desastre fue de tal magnitud que el miedo se apoderó de la comunidad japonesa y haciendo uso de su espiritualidad, decidió rodear todo el Fujiyama con templos sintoistas formando un «koro» que aplacase la furia del «kami» (dios) del volcán.

Enric Aulí M.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.