DE VAN GOGH A PAUL KLEE

Ambos artistas  tienen en común una relación muy estrecha entre su espíritu y la naturaleza.

Van Gogh recreaba en muchos de sus cuadros, las energías de la naturaleza, sobre todo espirales, que cambiaban la visión de los objetos a lo ojos del espectador; en cierta forma desvelaban lo que había detrás de lo que se podía ver. El mismo Van Gogh escribia a su hermano Theo que cuando pintaba, llegaba un momento en que entraba enun estado de trance en el que los pinceles pintaban solos siguiendo sólo su subconsciente. Por eso captaba y plasmaba las energías de la tierra; unas energías que nunca captaría una fotografía.

Paul Klee al que realmente descubrí en 2014 euna exposición en la National Gallery de Londres, dejaba fluir su subconsciente y creaba formas que parecían estudiadas pero que no lo eran. Eran la plasmación de su subconsciente y por ello, eran bellas y nos transmitían»algo» del alma del artista.

Cada vez más la pintura se aleja de la fotografía y alcanza una forma de plasmación del subconsciente, una forma que permita la conexión entre artista y espectador.

La imagen corresponde a los Aliscamps de Arles, con los «peupliers bleus» que pintó Van Gogh

Enric Aulí M.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.