UN TEMPLO EN UN ARBOL

En los últimos años he viajado bastante por Japón. Lo que más me gusta de su cultura es su sintoismo, su estrecha relación entre espiritualidad y naturaleza (precisamente el título de este blog). Muchos objetos y seres vivos son considerados «kamis» o divinidades. El país está lleno de «kamis».

El Japón es un país sintoista (para las cosas de este mundo) y budista (para la trascendencia de la muerte).

Uno de los «kamis» que más me ha impresionado es un árbol de alcanfor de más de 1200 años de edad, en el santuario Kumano Naischi Taisha, cerca del puerto ballenero de Taiji. Este árbol ha sido proclamado como «Kami» y como tal es reverenciado y al mismo objeto de peticiones por los peregrinos. Lo que le hace realmente especial es que la parte inferior de su tronco es hueca y se puede acceder a su interior, donde se encuentra un pequeño altar. Una conexión increible entre naturaleza y espiritualidad.

Enric Aulí M.

NIÑOS Y TORTUGAS EN ODAIBO

parque odaibi saporo

Presenciamos  una extraña mezcla de niños muy pequeños y de tortugas en el parque Odaibo de Saporo, en Japón. Odaibo es al mismo tiempo la principal calle y el principal parque de la ciudad.

Muchas personas han  visto por televisión las imágenes de Odaibo porque  es en este parque donde tiene lugar cada invierno la famosa exposición de cesculturas de hielo. Nosotros estuvimos en los primeros días de primavera y aún quedaban restos de nieve.

La ciudad se preparaba para la primavera; en muchos parterres diversos voluntarios de la tercera edad estaban plantando flores de colores y bulbos.

Lo que más nos llamó la atención fue la presencia de numerosos grupos de niños con edades entre el año y medio y los tres años, cada grupo con una gorra de determinado color y vigilado por sus cuidadores. Los pequeños correteaban por las zonas verdes y muchos de ellos, aún inseguros, caían tras correr unos pocos pasos. Para ellos era la alegría del presente y para los mayores la alegría del futuro.

Apartados y al lado de una fuente aún vacía de agua, vimos a una madre y a su pequeño de apenas un año que jugaban con un montón de arena. Con agua y la ayuda de un molde de plástico habían modelado diversas figuras de tortugas, que ambos miraban embelesados. Era un símbolo de lo lento que pasaba el tiempo para ellos y para todos los que lo sepan apreciar.

Enric Aulí M.

SAKURA EN TAKAYAMA

La floración del cerezo (Sakura) en Japón es una fiesta que se celebra en familia. Este año he viajado a Japón para, aparte de mis trabajos sobre los jardines, disfrutar en directo del sakura.

La floración dura apenas una semana;  existe un calendario que permite saber en que fechas se produce la floración en cada ciudad. Después de visitar diveras ciudades, por fin encontramos  la floración en su máximo esplendor en TakayamaToda la ciudad estaba llena de sakura, en ese punto en sólo hay flores y las hojas aún no han salido.

En uno de los parques tuvimos el privilegio de compartir el momento en que varias familias celebraban la tradicional comida campestre bajo los cerezos. Mientras, un grupo de escolares vestidos con sus uniformes jugaban sentados en el suelo. Más allá en el extremo del parque, niños más pequeños daban rienda suelta a sus energías dando vueltas en una especie de tiovivo que llos mismo movían. Todo el parque era belleza y vida.

Al día siguiente, antes de despedirnos de Takayama volvimos al parque. Esta vez estaba solitario; no había familias, ni escolares, ni niños. Tuve la sensación de que el parque, de que el sakura, encontraba a faltar la presencia  de esas personas; especialmente el tiovivo infantil, que permanecía inmóvil.

Gemma se abrazó a un cerezo y dejó allí algo de ella y se llevó algo de él.

Enric Aulí M.

LOS KARENSANSUI (JARDÍN DE PIEDRA SECA)

jardin piedra secakoyasan

Los Karensansui, o jardines japoneses de piedra seca, son espacios en los que a través de su armonía zen podemos entrar en una contemplación que conecta con las vibraciones del universo.

Son totalmete diferentes de los jardines occidentales en los que predomina la simetría tanto geométrica como botánica. La disposición de los elementos en el karensansui no sigue un patrón geométrico, aunque sí uno energético; su centro está siempre vació de elementos singulares, y no están construidos para pasear por su interior, sino para ser contemplados desde el exterior.

Algunos de los elementos que confieren sus propiedades al karensansui son el color y el tamaño de la grava que forma las hileras de piedras del jardín. Otro factor importante es la altura de cada hilera y la distancia entre ellas. Estas hileras de grava corresponden a las vibraciones del cosmos. Sobre ellas se disponen piedras de mayor tamaño cuya energía interactúa con la de la base..

He querido explicarles las características básicas del jardín de piedra seca japonés. Si tienen la suerte de visitar uno, no cometan el error de intentar analizarlo con su mente occidental, simplemente contemplénlo,en quietud y seguramente será él que se comunicará con ustedes.

Enric Aulí M.

 

LA REBELION DE LAS PLANTAS DOMESTICADAS

He ido observando diversos escenarios en los que nuestra sociedad pone plantas en zonas urbanas, con el loable fin de que sean más amigables. Se trata de plantas domesticadas, pero esas plantas a menudo se rebelan; veamos algunos ejemplos.

Cada vez que se abre una calle de la ciudad ,ya sea para hacer reparaciones o construir un nuevo pavimento,  si la obra dura cierto tiempo, enseguida parecen entre las grietas del pavimento las primeras plantas; los que aman la botánica habrán observado que una de las primeras rebeldes es la Parietaria officinalis.

La rebelión vegetal se propaga a los jardines urbanos, que sólo a base de una gran dedicación evitan ser colonizados por plantas invasoras diferentes de las que hemos plantado y queremos en ese jardín.

Otro escenario de esa lucha invasora son los terrados verdes y los jardines verticales, que afortunadamente están actualmente muy de moda. Estos elementos verdes deben de ser diseñados de forma que permitan un fácil mantenimiento, ya que de lo contrario serán invadidos por esècies de gramíneas, cuyo polen puede producir alergias.

Un ejemplo más, el de los huertos urbanos que acercan la experiencia rural a las ciudades. Paseando por la ciudad he observadobastantes, alguno de los cuales fue construido cuando los impulsaba desde el ayuntamiento. Curiosamente, a lo mejor es porque me los miro con buenos ojos , son los que menos plantas domésticadas rebeladas tienen.

Esta rebelión tiene que impulsarnos a continuar en la  línea de acercar los vegetales a la ciudad, pero a hacerlo con un cuidado cada vez mayor

Enric Aulí M.

LAS PUERTAS DE LA PERCEPCIÓN

dunas desierto dubai

Imagínense que están en un lugar solitario, pongamos por ejemplo un desierto, El sitio les trasmite fuertes energías;  de repente se produce en su interior una especie de explosión… la mente deja de funcionar y el alma tan sólo percibe sensaciones Todo lo que hay alrededor aparece como lo que realmente es, es decir infinito; se tiene la sensación que lo que se está percibiendo es lo real y  que lo que  nuestra mente mediatizada nos dice que  real no lo es en realidad.

Las puertas de la percepción se han abierto.

William Blake fue el autor de la frase: «cuando las pueratas de la percepción se abren, todo aparece tal cual es, infinito». Más tarde Aldous Huxley escribió una de sus obras más polémicas, The Doors of Perception, sobre el mismo tema.

No en vano, grandes religiones se han originado cuando se abrieron las puertas de la percepción de sus fundadores, después de permanecer largo tiempo en solitario en el desierto. No tan sólo habló de religiones como el  cristianismo o del islam, también de filosofías  como es el caso de Arne Naess, creador de la Ecología profunda que permaneció en solitario en un fiordo noruego antes de lanzar su teoría.

Enric Aulí M.

APARTHEID DE GAVIOTAS

palmeras islas dubai

Ocurrió en la población de Vilanova i la Geltrú, unos kilómetros al sur de Barcelona. En la zona del puerto hay unos almacenes con tejados aparentemente metálicos; estos tejados estaban totalmente cubiertos de gaviotas, la impresión que daban era de aparente desequilibrio ecológico, pero… Más adelante, al llegar a la zona de playa, el panorama cambió; se trata de una playa muy ancha en la que se está produciendo una incipiente recuperación de las dunas autóctonas que antaño protegían el litoral; también hay pequños grupos de palmeras que al surgir de la arena sugieren la presencia de un oasis. Al acercarme más al mar, buscando rastros de vida marina, encontré muchas conchas vacías e infinidad de huellas de gaviota, pocos metros más adelante hallé una gran comunidad de dichas aves, estaban prácticamente inmóviles sobre la arena. A unos treinta metros de distancia había posada otra comunidad de aves, en este caso palomas, asimismo quietas. Era como un frágil equilibrio ecológico en el que tenía cabida el apartheid entre especies.

Enric Aulí M.

UN PEZ EN EL ATICO

Cuando volvimos a Barcelona  desde can Gasparó alquilamos transitoriamente un ático con terraza en el Eixample. El edificio está a unos dos kilómetros del mar en línea recta. Como nos añorábamos de nuestro huerto en Can Gasparó, plantamos en la terraza un huerto urbano de unos ocho metros cuadrados  así como un limonero y un mandarinero.

Pasábamos mucho rato en nuestra flamante terraza, especialmente al atardecer; recuerdo que pensábamos en lo bello que llega a ser el cielo sobre la ciudad cuando tienes tiempo para contemplarlo con los ojos y la mente abierta.

Pero la naturaleza aún nos reservaba una nueva sorpresa: una mañana encontramos en la terraza una gaviota con un pez de unos quince centímetros de largo en el pico; al salir nosotros el ave  se asustó y salió volando dejando el pez sobre el suelo; lo dejamos allí y  entramos en el piso; al cabo de un rato, la gaviota volvió para recuperar su comida. Fue emotivo y simbólico.
Enric Aulí M.

BAÑOS DE BOSQUE

walden

Este fin de semana hemos realizado con un grupo de amigos de GEA, una experiencia de baños de bosque (shimrin yoku) en el bosque de la Fon Picant de Argentona. Fue bonito y útil, aunque la presencia de demasiados visitantes dificultó un poco la experiencia.

Los baños de bosque son un muy buen ejemplo de la relación entre el espíritu humano y el espíritu de la naturaleza. En realidad ambos tipos de espíritu son el mismo: el Espíritu universal. Si conectamos con la naturaleza, conectamos con el Espíritu universal; esto nos ofrece una fantástica experiencia de espiritualidad.

Para lograr un auténtico baño de bosque es preciso, desconectar nuestra mente analítica y tan sólo percibir sensaciones a través de todos nuestros sentidos: vista, oido, gusto, tacto, olfato, sin olvidar la percepción síquica.

Probarlo, buscad  un bosque maduro (plenamente desarrollado) y dejaros ir. Él conectará con vosotros.

Enric Aulí M.