NATURALEZA Y CAMBIO DE ERA DE LA HUMANIDAD

Estamos a principios de un invierno, un invierno muy frío pero muy, muy especial. El mundo entero asolado por una pandemia de coronavirus, por el asalto al Capitolio de Washington y por otra pandemia de agresividad y desesperanza.

Estoy sentado delante de mi masía en el Ripollés, contemplando la puesta de sol. El sol ya ha pasado por encima de la montaña de Coma Armada y se oculta detrás de la que queda a mi oeste.

Esta puesta de sol me ha hecho pensar en que es el reflejo del final de una Era, la que nació después de la Segunda Guerra Mundial y se reforzó con la caída del comunismo y el desmadre del capitalismo. Un capitalismo que asociado a la democracia debía dominar el mundo entero (según Fukuyama) pero que ha demostrado que se ha vuelto demasiado salvaje y que la teórica democracia asociada a él no deja de ser un Fake.

A partir de ahora el sol comenzará el camino de vuelta hata llegar a un nuevo 21 de junio. Espero que esto sea el inicio de una nueva Era para la Humanidad, una Era que no sé cómo será. o cómo la dejarán ser.

Me siento como Chateabriand en el siglo XIX, sentado al fin de su vida, en su casa de París contemplando la puesta del sol detrás de las Tullerías y dándose cuenta de que la era de la aristocracia se había acabado y comenzaba una nueva era, la que creo que acaba ahora.

Enric Aulí M.

EL RIO A PRINCIPIOS DE INVIERNO

arroyo de otoño

El rio Aspre nace en la montaña situada al sudoeste de can Gasparó a menos de un kilómetro en línea recta de la masía. Es un río al que no se vierte ninguna contaminación, lo que lo hace realmenrte especial. Tiene un cauce de tres o cuatro kilómetros hasta que se une al Rigard.

Según el día y la época del año el río presenta diversos colores; me acuerdo del Green River de Credence Clearwater Revival del Danubio azul de Strauss o del Río amarillo de Somerset Maugham. A l’Aspre no le puedes adjudicar un solo color; según en que zona de la montaña llueve baja rojizo; otros días es tan transparente que no puedes calcular su profundida, hoy con los primeros hielos está lanco de hielo en los remansos.

En otoño el río arrastra muchas hojas, de colores diferentes: amarillo del roble, cobrizas de las hayas, ligeramente rojizas de los cerezos silvestres, y tremendamente rojas de los arces. El espectáculo cromático es espectacular y viene amenizado por los giros, cambios de sentido y velocidad que les proorciona la corriente.

LLega un día en que las aguas toman un tinte algo amarillento, el color es causado por los ácidos húmicos procedentes de las hojas en descomposición. Si en esos día se produce alguna lluvia especialmente fuerte, aumenta el caudal del río y su velocidad y esa agitación crea capas de espuma blanca que se acumula en los remansos; no es una forma de contaminción sino el resultado de que las saponinas naturales de algunas plantas, al ser agitadas producen esa espuma.

El Aspre es naturaleza vive y cambiante comunicándose con mi espíritu.

Enric Aulí M.

MINAS BAJO LAS HOJAS

Me encanta la naturaleza que convive con nosotros en las ciudades. Me mantiene en conexión con las vibraciones de la naturaleza y con el flujo de las estaciones.

Los árboles de hoja caduca en otoño me ofrecen el espectáculo de la caida de sus hojas, caida que si coincide con un día soleado, es como una lluvia dorada, algo que gustaría mucho a Aldous Huxley y su paraíso perdido.

Pero esas hojas al caer  forman una alfombra que durante unos días es bella, parece , es como,el manto de un sotobosque, y son muchas las personas que juegan a arrastrarlas con los pies.

Pero estamos en ciudades sucias, y bajo la belleza de las hojas se ocultan bombas que no debemos pisar; muchas de ella procedentes de perros de amos incivilizados, los mismos que no disfrutan de esa conexión con la naturaleza.

Enric Aulí M.

¿PINTA OBJETOS LA PINTURA?

La música, aunque no vaya acompañada de la letra de ninguna canción, nos hace sentir y vibrar. ¿Puede la pintura transmitirmos sensaciones y hacernos vibrar , sin representar ningún objeto? La respuesta es que sí, aunque no todo el mundo lo acepta.

La pintura, especialmente desde la aparición de la fotografía, ha ido evolucionando hacia imágenes que cada vez representan menos la imagen de un objeto, pero continuan siendo pintura, y haciéndonos hace sentir y vibrar.

Kandinski fue el primero en el que en sus cuadros no se identificaba ningún objeto. Pero tenían armonía, y belleza; transmitian algo; sensaciones que el espectador captaba. Kandinski era un místico y les recomiendo su obra de lo espiritual en el arte (1912). Jugaba con los colores y las formas pero reflejando su subconsciente y su alma de artista.

Kandinski también busco las sinergias y paralelismos entre pintura y música; entre las vibraciones sonoras de la música y las vibraciones lumínicas de la puntura. Hace un par de años esribí un artículo sobre las sinergias entre pintura y música; si usted tiene interés en él, solicítelo en «comentarios»

Enric Aulí M.

DE VAN GOGH A PAUL KLEE

Ambos artistas  tienen en común una relación muy estrecha entre su espíritu y la naturaleza.

Van Gogh recreaba en muchos de sus cuadros, las energías de la naturaleza, sobre todo espirales, que cambiaban la visión de los objetos a lo ojos del espectador; en cierta forma desvelaban lo que había detrás de lo que se podía ver. El mismo Van Gogh escribia a su hermano Theo que cuando pintaba, llegaba un momento en que entraba enun estado de trance en el que los pinceles pintaban solos siguiendo sólo su subconsciente. Por eso captaba y plasmaba las energías de la tierra; unas energías que nunca captaría una fotografía.

Paul Klee al que realmente descubrí en 2014 euna exposición en la National Gallery de Londres, dejaba fluir su subconsciente y creaba formas que parecían estudiadas pero que no lo eran. Eran la plasmación de su subconsciente y por ello, eran bellas y nos transmitían»algo» del alma del artista.

Cada vez más la pintura se aleja de la fotografía y alcanza una forma de plasmación del subconsciente, una forma que permita la conexión entre artista y espectador.

La imagen corresponde a los Aliscamps de Arles, con los «peupliers bleus» que pintó Van Gogh

Enric Aulí M.

¿EXISTE EL MUNDO FELIZ?

deia

Un mundo feliz es el título de la obra más famosa de Aldous Huxley. Yo creo  que existe un mundo feliz (de hecho más de uno), pero no es el que describió Aldous.

De adolescente leí Un mundo feliz de Huxley y me causó una gran impresión e hizo que a lo largo de los años haya leído, y muchas veces comentado, su obra. Es posiblemente el escritor que más ha influido en mi pensamiento.

Pero el título de la obra es irónico;  en realidad es una crítica al derrotero que la sociedad prebélica iba adoptando, hacia un control absoluto del Poder sobre todos los ciudadanos, unos ciudadanos cada vez más domesticados y felices dentro de sus jaulas sicológicas.. En ese sentido, la obra es muy actual.

Pero ése no es un mundo feliz, es una dictadura física e  ideológica. El verdadero mundo feliz es aquel en que se consigue un equilibrio entre el mundo exterior (sociedad) y el interior de cada persona. Pero para alcanzar ese equilibrio hay que ver la sociedad como realmente es, sin sus engaños, limitaciones y falsas atracciones.

Cuando ese equilibrio se logra, toto vibra en armonía y se es feliz dentro de un mundo feliz

Enric Aulí

HIPÓCRATES Y PARTICIPACIÓN POLÍTICA

hiroshima

Primum non nocere (en primer lugar no dañar) es una máxima generalmente atribuida a Hipócrates, en la que se establece que el primer objetivo de toda intervención médica es el de no dañar al enfermo.

Creo que este primer principio se debería aplicar también a la participación en política de cada miembro de la sociedad (primum non nacer). Pero desgraciadamente parece que la participación en política ha de ser más parecida a una guerra en la que todo vale (y además cuantas más víctimas causa  es más ensalzado como algo heroico) en vez de llevar a cabo acciones que pretenden curar a la sociedad.

Soy consciente de que se me puede rebatir, arguyendo que la sociedad está enferma y necesita de operaciones quirúrgicas radicales…pero a mi no me convence ni el método, ni los cirujanos que las quieren realizar

Enric Aulí M.

FANTASMA NOCTURNO EN GEORGIA

Savannah és la capital del estado de Georgia, pero también es el puerto desde el que se exportaba el algodón de los estados del Sur estadounidense hacia las fábricas de Catalunya (donde fabricaban las «indianas»).

Me alojé en un hotel en el mismo puerto, a escasos quince metros del agua. Las paredes del hotel eran de piedra y por la noche se iluminaban con un par de lámparas de gas adosadas al muro. El juego de luces y sombras era espectacular… y cálido.

Me fui a dormir, bastante cansado. La habitación era batante lujosa y llena de detalles, al estilo de Lo que el  viento se llevó (pensé que por algo estaba estaba en pleno Sur).

En mi sueño se mezclaban toda suerte de imágenes y pensamientos. De repente oí música de piano, aún era noche oscura y no sé si me desperté o no. En ese estado  me incorporé en la cama y vi en la esquina que daba a la ventana del puerto, un piano, dos hombres con el uniforme de oficiales sudistas, y una bella dama con vestido largo, y el cabello recogido, que tocaba el piano.

El sentido de estar teniendo una alucinación hizo que me despertase; me di cuenta de que en la habitación no había nadie; pero la música del piano coontinuaba sonando Me di cuenta entonces que eran la cinco de la madrugadda y que lo que ocurría era que el huésped anterior de la habitación había conectado la alarma a aquella hora, y yo no la había desconecatdo. No me enfadé con él; al contrario, le di las gracias por la experiencia que me había proporcionado.

Enric Aulí M.

EL CEMENTERIO DE SAVANNAH

La costa atlántica de los Estados Unidos tiene algo de mágico, allá he disfrutado de algunas experiencias  muy intensas, emocionantes y bellas, especialmente en North Carolina y Massachussets  Una de estas  experiencias se produjo en el viejo cementerio de Savannah, la capital del estado de Georgia. Yo había ido allí, a mediados de la década de los noventa, a ver la obra de un afamado arquitecto, para dar mi informe sobre si era conveniente encargarle una importante obra en Barcelona.

El arquitecto nos invitó a un restaurante ubicado en medio del cementerio de Savannah; era por la noche y en el cementerio eratábamos sólo los clientes y el personal del restaurante. El edificioera una maravilla arquitectónica, anterior a la Guerra de Secesión.

La cena fue extraordinaria, y en la sobremesa  nuestro anfitrión nos obsequió con una visita privada nocturna al cementerio. Allí nos mostró orgulloso las tumbas de cinco generales del ejército confederado (los que perdieron la guerra). El hombre se emocionó y me di cuenta de que las heridas de aquella guerra aún están abiertas. Con el tiempo he pensado que no se trataba de que no se hubiesen cerrado bien las ideas, sino que basante gente pensaba aún que no se trataban  suficientement sus  valores.  No puedo opinar por ellos, pero creo que algo de raciónt tienen. Ahora voy a ponerme una canción de Linyard Skinyard, el conjunto sureño por excelencia. para ver que siento.

Enric Aulí (el Free Bird)