«

»

May 02 2017

UNA DUDA TRANSCENDENTALISTA

flores patagónicas en Ushuaia

flores patagónicas en Ushuaia

¿Cómo puede una persona llevar una vida moral en una sociedad llena de injusticias y crueldad? ¿Es la auto formación y el auto desarrollo  medios para la reforma social o son  una distracción para no ocuparse de las reformas sociales urgentes?

Ésta era una de las preguntas que que se hacían los transcendentalistas americanos como Emerson y Thoreau.  ¿Hasta qué quimperlepunto debían implicarse en el torbellino de la lucha social o buscar tan sólo su desarrollo personal de manera individual?. Es evidente que ambos, especialmente Thoreau, optaron por ser activos sin descuidar su formación y a la del resto de la sociedad. ¿Qué posición tomarían actualmente?

Esta pregunta ha sido de gran actualidad a lo largo de la historia y evidentemente  también lo es ahora.

Pero esa pregunta lleva a una nueva cuestión: ¿Cómo participar en las reformas del mundo social sin perder el desarrollo personal ni la ética individual?

Me parece que vivimos en uno de esos momentos en que el fin justifica los medios y que en aras de esa máxima, mucha gente bienintencionada (o no) pierde su ética personal.

Enric Aulí M.

 

1 comentario

  1. Tere Fullana

    Hace poco escuche un cuento, decía así : ” Estaba un padre ocupado en su despacho tratando un asunto de máxima urgencia, se le habia encomendado arreglar el mundo. Su hija pequeña de 3 años entró en la habitación interesada en aquello que su padre estaba dedicando tanto tiempo y le preguntó si podía ayudarle. El padre le respondía con evasivas intentando que su hija siguiera con sus juegos. Pero la insistenia de la pequeña hizo que su padre al final cogiera una revista de la que arrancó una hoja con una imagen del mundo. Se la enseñó y la rompió a trozos. Le entregó los pedazos de papel y le dijo que intentara resolver aquel puzzle. Sabía que aquella labor la tendría ocupada por un buen rato. Pero la niña al poco tiempo avisó a su padre que ya lo tenía acabado. Sorprendido, el padre le preguntó cómo lo había hecho si ella era todavía demasiado pequeña para saber como era el mundo y la niña le respondió: antes de romper el papel vi que detrás había una fotografía de un hombre, y a este sí que lo conozco. Así que recomponiendo al hombre arreglé al mundo.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *