«

»

Jul 24 2016

UN MAR LILA

lavanda haute provence

lavanda haute provence

Los campos de lavanda en floración de la meseta de Valenzole en la Haute Provence (Francia) parecen un auténtico mar de olas de color lila.  Son de una belleza extraordinaria, natural pero al mismo tiempo humana. Nos  sumergimos en medio de ese mar y percibimos mil sensaciones a través de nuestros sentidos. Nos sentimos plenos y transformados.

The lavender fields of Valenzole (Haute Provence, France) seem an actual sea of violet colour. Extreme beauty, natural but also human. We went into this sea and we felt a lot of sensations through our senses. We felt full and transformed

campos lavanda haute provemce

campos lavanda haute provence

Las inmensas extensiones de campos de lavanda en flor en Valenzole nos ofrecieron un auténtico recital de sensaciones. La primera sensación nos llegó a través de la vista: un mar entre lila y violeta con toques de verde claro y oscuro; la forma esférica de las plantas y el movimiento que provoca la suave brisa producía la impresión de suaves olas coloreadas. Después experimentamos el olor dulzón y penetrante  de la lavanda, que se acentuaba al acariciar las flores; un olor que por cierto acompaña ahora nuestras noches ya que hemos puestos saquitos de la planta bajo nuestras almohadas.

haute provence

haute provence

Tras la vista y el olfato llegó el turno del sonido producido por las plantas mecidas por el viento, acompañado del zumbar de las abejas polinizantes y productoras de miel. Finalmente experimentamos el tacto rasposo y crujiente de las espigas en la palma de nuestra mano.

campos lavanda  Meseta Valensole

campos lavanda Meseta Valensole

Fue una experiencia sensorial que nos predispuso a sentirnos espiritualmente llenos. En mi mente surgió una aparente contradicción: es una naturaleza humanizada, son campos roturados, plantados, abonados y recolectados por los campesinos; pero es naturaleza. Una muestra de que la interacción entre el hombre y la naturaleza puede ser positiva y creativa.

Enric Aulí M.

3 comentarios

  1. gemma

    sento l’olor en aquest escrit.
    molt maco

  2. romi

    Hola Enric i Gemma, Vi algo similar en el alt ampurdan y me parecio maravilloso, aunque era un espacio relativamente pequeño,me imagino que en la provenza donde hay tanta tradición con esta planta y donde la extensión debe ser inmensa, la sensación visual y sensorial debe ser extraordinaria!! un abrazo para los dos

    1. Enric Auli

      Fue una impresión total Un abrazo para vosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *