«

»

Mar 07 2016

TORRES DEL PAINE. “CORAZÓN LOCO”

Torres del Paine. Lago Grey

Torres del Paine. Lago Grey

Nuestra Sociedad quiere globalizarse y al mismo tiempo mantener la biodiversidad, y ya saben lo que dicen:: tenir dos amores a la vez, es tener el “corazón loco”. Algo así ocurre en Torres del Paine en Chile. Se le considera la octava Maravilla del mundo, realmente  lo es; tiene una fuerza estética y un poder espiritual inmensos. Junto con el Parque de los Glaciares forma una superficie protegida de más de un millón y medio de hectáreas. Un auténtico prodigio de la conservación de la naturaleza. Sin embargo en nuestra visita de enero 2016 constatamos una vez más el difícil equilibrio entre el turismo global y biodiversidad. 

El parque tiene montañas entre las que destaca el complejo de Cerro Paine con una cumbre principal de 3050 metros y las célebres Torres y Cuernos del Paine, seguramente es la imagen más vista en los numerosos reportajes que se han hecho sobre él. También se encuentran aquí cuatro glaciares, diversos ríos como el Paine y numerosos lagos entre los que destaca el Grey

Cuernos del Paine

Cuernos del Paine

Un aspecto que llama poderosamente la atención es que las montañas tienen dos colores diferentes, una parte más oscura en la cima y otra más claro rojiza debajo. La causa es que primero se formó una montaña de origen magmático y posteriormente un plegamiento de la corteza terrestre provocó la emergencia de rocas sedimentarias, que empujaron hacia arriba a la antigua montaña oscura

La presión de la globalización afecta a la zona. El Parque ha sufrido tres importantes incendios en los últimos años; en el del 2013 quemaron 15000 hectáreas. Los tres incendios fueron causados por la imprudencia humana de los visitantes. Pero ésta no es la única agresión directa causada por la presión humana, ya que en las zonas de pesca se advierte sobre la obligación de desinfectar las artes de pesca que se utilicen, para evitar la propagación del alga Dydimo, una especie invasora, también llamada “moco de roca”, que está invadiendo estas aguas dulces, modificando du ecosistema.

Vista sur Torres del Paine

Vista sur Torres del Paine

También apreciamos los síntomas del cambio climático en los cuatro glaciares, y un aspecto del que se habla menos pero que no es menos importante, los trastornos (cataratas, cáncer de piel) provocados en sus habitantes y en la fauna y ganado de la zona por el exceso de radiación ultravioleta causado por el agujero de la capa de ozono.

Torres del Paine nos ofreció una experiencia vital  intensa pero también nos mostró un ejemplo del choque entre los esfuerzos por conservar la biodiversidad de nuestro planeta y los desequilibrios que causa la globalización impulsada por la especie dominante.

Hemos de actuar, aunque acabemos con el “corazón loco”

Enric Aulí

6 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. gemma

    muy bien

    1. Enric Auli

      Una experiencia compartida, inolvidable

  2. Amparo Cortés Lucas

    Imposible olvidar las fuerzas de la naturaleza en ese enclave y la potencia de la actividad antrópica para, aunque sea desde otros puntos del planeta, destruir los equilibrios alcanzados.

    1. Enric Auli

      La interacción desde puntos lejanos es una realidad que se agrava continuamente. La Globalización está acelerando la enfermedad de Gaia

  3. Muntsa

    Fa molts anys vaig tenir un professor que un dia ens va demanar a tots els estudiants que tanquéssim els ulls i que imaginéssim el nostre lloc preferit de la Terra. Quan ja ho havíem pensat tots, ens va dir: “-no ho digueu a ningú i no hi aneu sovint, o deixarà de ser-ho”.

    D’això fa molts anys i llavors encara no es parlava de globalització. Era un visionari.

    1. Enric Auli

      Molt encertada l’observació. El problema esdevé quan un indret passa a ser un objecte de consum. Fins i tot vas amb la idea del que has de veure, la foto que has de fer, el menjar que has de tastar i sobre de tot, comprar el que has de comprar
      Per gaudir d’un lloc t’has d’apropar a ell amb respecte i poc a poc; has de deixar que et parli, has d’anar trobant les mil cares que te, i tu també li has de parlar. Aquest diàleg és molt enriquidor per ambdues parts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *