«

»

Abr 09 2018

STONEHENGE. NO ME GUSTAN LAS GUÍAS

stonehenge

Cuando visito un lugar sagrado, y también delante de una obra de arte, procuro no leer las explicaciones que me hacen los técnicos expertos a través de guías o de circuitos comentados. La razón de ese rechazo es que cuanto más me explican su versión, menos percibo la realidad. Toda mirada de un experto deforma la obra de arte que contempla, y cuando la explica a otros deforma la percepción del que escucha y contempla. En este sentido especialmente dolorosa ha sido mi última visita a Stonehenge en Wiltshire.

Hace 25 años estuve prácticamente a solas en Stonehenge, en un día extraordinariamente frío en el que las carreteras de acceso quedaron cortadas por el hielo. Aquellas piedras me hablaron y era como escuchar las vibraciones de la tierra acompañadas de las voces de los que construyeron y sobretodo de los que usaron aquel lugar.

He vuelto en 2018 y me han explicado como creen que transportaron las piedras,  que organizaban grandes fiestas, que han encontrado miles de huesos de animales (huesos que tienen contabilizados y que exponen) También han reproducido las chozas en que vivían los obreros…

Este año las piedras  de Stonehenge estaban calladas, y los espíritus de los que las construyeron debían de estar escondidos ante la avalancha de turistas haciendo selfies y similares.

No me gusta nada que las visitas a estos lugares se estructuren en forma de parque temático acompañado de explicaciones científicas muy incompletas.

Enric Aulí M.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *