«

»

Dic 24 2018

RIO ASPRE

El río Aspre es pequeño y poco caudaloso pero muy ruidoso. Su rumor profundo nos acompaña en las oscuras noches de Can Gasparó. En medio de un silencio casi absoluto, tan sólo oímos al río y a unos pocos animales nocturnos, la situación nos trasmite la sensación de plenitud y de conexión profunda con la naturaleza, con el universo.

Hace una semana, después de vartios días de lluvias especialmente abundantes, el Aspre retumbaba con una fuerza especial, me recordó algunos compases de la obra de Wagner. Nos habría gustado acercarnos  pero no nos atrevimos a hacerlo hasta el día siguiente. El paisaje estaba lleno de una belleza trágica: enormes árboles arrancados y arrastrados por el agua habían quedado atrapados en los pilares de los puentes, el lecho del río estaba cubierto de grandes piedras redondeadas puestas al desnudo, los márgenes de los prados aparecían erosionados (en algunos lugares el río se había ensanchado más de diez metros)…

La relación entre ríos y sensaciones humana es muy intensa. Para nosotros el Aspre y su murmullo forman parte de nuestra vida, de nuestras sensaciones y de nuestra conexión con el Todo. Una sensación similar a la que sentía  Wordsworth  cuando recordaba el murmullo del río Derwent que pasaba junto a la casa de su infancia en la región de los Cinco Lagos y que  asociaba en su memoria con los arrullos de su amada aya nodriza, esa fue su primera conexión con el universo.

Enric Aulí M.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *