«

»

Nov 21 2016

RASCANDO EL CIELO EN DENVER

20160816_210242En muchas de mis entradas recomiendo que contemplemos la naturaleza para lograr sensación de espiritualidad. Pero esa contemplación también es posible en plena zona urbana. Tuve una de estas sensaciones en un lugar en que no había ningún árbol ni ninguna planta, de hecho lo único que veía era las paredes de cristal de los rascacielos de Denver (Colorado, USA) Un lugar en el que pude “rascar el cielo”.

Ocurrió a finales de verano. Estaba en Denver por motivos de trabajo. Me alojaba en un hotel en pleno centro. Por la ventana de la habitación sólo veía las lisas paredes de cristal de los rascacielos que rodeaban el hotel. Las paredes eran de colores diferentes: verde, azul, cobre, plata… Todas ellas metalizadas. El poniente impactaba sobre ellas  provocando una auténtica sinfonía de colores que cambiaba a cada instante según el movimiento del sol. Yo estaba en medio de esa experiencia.

Sentí una dulce y extraña sensación de conexión con el Todo. Lo que me rodeaba era obra humana pero reflejaba la Vida, provocaba una conexión inmensa. Cuando finalizó la sinfonía de colores vino a mi mente una reflexión de Aldous Huxley en su obra Heaven and Hell en la que consideraba que el Paraíso perdido por la Humanidad era un lugar lleno de colores brillantes; por eso nuestro subconsciente profundo se activa delante de todas las cosas brillantes.

Quizás ese día tuve un breve instante de conexión con el Paraíso.

Enric Aulí M.

2 comentarios

  1. ruth maria garcia tirado

    Hola Enric.
    Es fantástico recrear la mirada en relación con nuestro entorno, dependiendo a veces de los lugares en donde nos encontremos.
    A veces uno se siente tan pequeño en medio de tanta tecnología con los rascacielos, pero es fascinante descubrir que todo aquello es gracias a Dios, que ha puesto inteligencia en los hombres.
    Y como usted bien lo dice, tanta brillantez de colores hacen que nuestros recuerdos tomen grandes recuerdos.

    1. Enric Auli

      Gracias Ruth, sus comentarios son siempre bienvenidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *