«

»

Ago 25 2016

LAS TRUCHAS ESTRESADAS DEL TARN

terraza maison Bakea Cordes)

terraza maison Bakea Cordes)

Atraídos por la fama de su belleza hemos pasado unos días en las Gorges del Tarn, en el sudeste francés. El sitio, mejor dicho el marco del sitio, es de gran belleza. Una estrecha garganta entre paredes rocosas  a través de la cual discurre un río, el Tarn.  Contra las paredes calizas, unas cuantas casas antiguas diseminadas y, en las zonas menos rocosas, restos de viejas paredes de piedra seca de cultivos hoy abandonados. Bello, sí, pero para nosotros fue un ejemplo de una mala relación entre Naturaleza y Humanidad.

 

Las Gorges del Tarn son preciosas pero en nuestra visita, y en mi opinión, su alma, su Naturaleza, estaba siendo aplastada por la presencia de miles de personas. Naturalmente que tienen el derecho a disfrutar de sus vacaciones, y que pueden hacerlo en un lugar como éste; pero las vibraciones que recibí eran negativas. Era como si estuviese viendo a esas personas disfrutando en un parque temático artificial, sin alma. Compraban naturaleza, sin saborearla20160817_145402

En situaciones así mi defensa es la del cínico irónico (que diría Herman Hesse) Observé el río. Bajaban por él, cientos, miles de canoas de colores; cada veinte o treinta canoas pasaba una embarcación a motor con personas de más edad que iban cómodamente sentadas mientras el barquero tenía que ir levantando el motor fuera borda porque no había calado suficiente. En la orilla, los niños tiraban piedras para hacerlas saltar en el agua, cuando encontraban un momento en que no pasaban barcas…. Un pensamiento cruzó mi mente: Que estresadas deben estar las truchas del Tarn!

Enric Aulí M

1 comentario

  1. Ruth

    Por supuesto que sí.
    Los habitantes de un mundo acuático siendo vulnerados en su hábitat, al paso y atravez de los tiempos. Tienen que sentir stress,su hábitat y su entorno ya no es el mismo, ha sido invadido grandemente por los humanos .
    Para muchas personas poco les importa lo que sucede en el interior del mundo acuático.
    No se compenetran, no viven, no sienten ese encanto esa esencia tan maravillosa de la naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *