«

»

Oct 26 2015

HOJAS DE OTOÑO / FINAL ESPECIE HUMANA

foto de arboles con los colores de otoñoLos colores de otoño de los árboles que rodean can Gasparó me hacen pensar en que estas hojas alcanzan su máximo esplendor justo antes de caer, morir y transformarse en el sustrato que propiciará la aparición de una nueva vida, más esplendorosa, en el bosque. Me parece que la especie humana está en un momento similar; no sé hasta qué punto esplendoroso, pero sí que creo en su próxima caída y desaparición. Lo que más me preocupa es que no sé hasta qué punto habremos sido capaces de crear el sustrato en que pueda aparecer una nueva especie humana, más  esplendorosa, quizás el Superhombre que Nietzsche anunciaba.

En mi libro “Carta a un joven ecologista” ya destacaba que la sociedad actual está en crisis profunda. Busca soluciones pero me da la impresión que son soluciones a corto plazo que permitan seguir con el actual modelo de capitalismo liberal, en vez de buscar realmente nuevos patrones sociales. En el libro reivindicaba que el ecologismo bien entendido ha de influir poderosamente en la reinvención de la sociedad humana. Cito un párrafo: “Mi deseo es que cuando la cultura humana se extinga, sea porque ha alcanzado su punto máximo de evolución en la frontera de lo que ahora llamamos espiritual, y que no lo haga en un ejercicio prematuro de suicidio”

Cada vez me parece más difícil que la especie humana llegue a alcanzar su máximo esplendor y  a crear el sustrato para la aparición  del Superhombre. Es necesario cambiar el modelo de sociedad. No es nada fácil pero hay movimientos que creo puedo llamar filosóficos, que diseñan propuestas en este sentido: “Retirada sostenible”; Decrecimiento”, “Próxima revolución industrial”, “Capitalismo natural”, Economía azul”… Lesinvito a leer en internet sus principales argumentos.

Personalmente continuo colaborando en el camino, haciendo lo que puedo y, sobretodo, sin desconectarme de la Naturaleza, ya que en ella está señalado el camino a seguir por la especie humana. Por ejemplo ahora mismo me conforto y tomo ejemplo de estos colores de otoño que me rodean, este signo de esplendor e indicio de transformación vital. Quiero poner un ejemplo aún más `próximo: hoy Gemma ha probado una de las manzanas silvestres del manzano centenario que aparece en la imagen. Era extremadamente ácida pero hemos recordado que Thoreau en su libro “Manzanas silvestres” (ver texto de Naturaleza) afirmaba que este tipo de manzanas es delicioso cuando han caído al suelo, se han helado con el frío de la noche y descongelado al sol del mediodía. Quizás otro ejemplo de transformación. Este año, Gemma y yo lo probaremos.

Enric AulíManzano silvestre centenario

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *