«

»

Dic 28 2015

EL TIEMPO DEBE DETENERSE

Pero el pensamiento es esclavo de la vida

La vida se deja engañar por el tiempo

Y el tiempo. Que cuida del mundo todo,

Debe detenerse ( SHAKESPEARE)

rellotge daliEn mis paseos por Barcelona me doy cuenta de que la actividad de construcción de viviendas, que se había parado con la crisis económica, se retoma. Se vuelve a construir aunque hay  exceso de construcciones vacías. La gente, aun teniendo empleos precarios, vuelve a endeudarse; se conceden hipotecas, los mercados se alegran  en una gran mentira colectiva, y una nueva burbuja va creciendo. Posiblemente explotará en nuestra cara, como la anterior. Los pocos de siempre se harán más ricos; los muchos de siempre se harán más pobres. Constatar esa realidad me ha recordado el poema de Shakespeare que encabeza esta entrada.

Como todos los poemas, éste tiene diversas interpretaciones. La mía es la de que somos esclavos de  la idea de que el progreso puede ser arrogante con impunidad; creemos que podemos seguir con el modelo actual de capitalismo y  expoliación  de la naturaleza, y nos dejamos engañar por la creencia de que con el tiempo nuestra ciencia lo arreglará  todo, otra arrogancia. Todo esto nos está llevando a un colapso que de momento sólo intuimos. El tiempo, que cuida del mundo todo, debería detenerse.shakespeare

Algún lector dirá que estoy equivocado y que lo que Shakespeare quiere decir es que el tiempo debe detenerse para que no se desvanezca la inocencia ni la belleza.

Otros argumentaran que el significado es que hay que vivir fuera del tiempo, en la eternidad, en un eterno presente.

Estoy de acuerdo con estas otras interpretaciones, posiblemente todas son válidas. Pero la que nos urge a detener el tiempo es la primera.

Debemos parar el tiempo y redefinir la idea de progreso, empezando por la pregunta: ¿progreso para ir dónde?

Iremos hablando de ello. ¿Tú qué piensas?

Enric Aulí

6 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. gemma

    Sr. Enric me ha parecido muy interesante siga siga…

  2. Yvette

    Éste es un tema que se me presenta recurremente en los últimos tiempos: el de la carrera hacia nuestra propia extinción. No me parece una catástrofe, pues siento reverencia por la vida natural y generosa de este planeta –de la que no somos más que una expresión– y quisiera que nos sobreviviera y pudiera recuperarse de todos los desequilibrios que le hemos producido. Pero sin duda sería lamentable, un auténtico fracaso del hombre, que no es capaz de cuidar no ya de sus semejantes sino ¡de aquello que lo sostiene! ¿De dónde procede tan grave error? ¿Por qué un animal se lanza a una aventura tan antinatural?

    Preguntas que muchos pensadores llevan tiempo haciéndose. Ha caído en mis manos ahora un libro de conversaciones con Cioran en donde encuentro frases como éstas:

    “Creo que toda acción es fundamentalmente inútil y que el hombre ha frustrado su destino, que era el de no hacer nada. Creo que el único momento justo en la historia es el periodo antiguo de la India, en el que se hacía una vida contemplativa, en el que se contentaban con mirar las cosas sin ocuparse nunca de ellas.”

    “Me pregunto por qué un hombre normal, o aparentemente normal, acepta el poder, vivir preocupado de la mañana a la noche, etcétera? Sin duda porque dominar es un placer, un vicio. […] Desear el poder es la gran maldición de la humanidad.”

    “Creo acertada la teoría del pecado original, aunque privándola de sus connotaciones religiosas. Ha habido una caída irremediable, una pérdida que nada puede colmar.”

    Ahí os las dejo. Gracias por este espacio de reflexión delicada y muy buen año para todos.

    1. Enric Auli

      Muy cierto. Mientras no cambiemos el modelo de sociedad caminamos hacia un colapso. Hay pensadores actuales como Rifkin, Macdonough, Braungart… que proponen alternativas. Las iremos comentando

      1. Yvette

        Me encantará ir conociéndolas. Hay que apostar por el cambio.

  3. mo

    Difícil concepto el de ‘progreso’, cuando anda estrechándose el círculo de lo pretérito y lo venidero que rodea nuestro presente. Adanistas, considerando que todo lo que sucede en nuestros días es completamente nuevo; sostenemos un pasado demasiado inmediato, combinado con el futuro acuoso y difuso de la obsolescencia programada. Ojalá existiera un progreso para el que ejecutando ciertos actos, obtuviéramos los efectos deseados. Sin embargo, en los tiempos líquidos de los que participamos, en la era en la que en un solo año vivimos el mismo número de cambios que vivían nuestros abuelos en toda una vida, se hace difícil planificar en cualquier sentido. ¿Sigues pensando entonces que prefieres el presentismo atroz que nos consume?

  4. gemma

    com sempre molt interesant

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *