«

»

Nov 01 2015

EL MONASTERIO DE CAN GASPARÓ

Foto del emplazamiento antiguo monasterioHoy volvemos a can Gasparó. En el linde entre el prado “Coma Rosa” y los pastos de “can Baldrich” se hallan los restos de un presunto monasterio medieval, hoy en día totalmente colonizado por avellanos de hasta cinco metros de altura. Los avellanos son en este lugar los primeros árboles que colonizan los terrenos abandonados. ¿Es éste un lugar de espiritualidad en medio de la naturaleza, entre prados y a 1500 metros de altura?

Delante de los restos de antiguas construcciones, la tradición, la leyenda o la simple imaginación, no pueden evitar elaborar teorías sobre su origen y características. En este caso la creencia más extendida es que se trata de un antiguo monasterio. Hace siete u ocho años, la Universidad de Barcelona nos pidió permiso para hacer excavaciones en el lugar y, de acuerdo con el ayuntamiento, aceptamos. De hecho, tuvimos alojados a los investigadores en can Gasparó durante algo más de una semana. Nuestras conversaciones nocturnas con ellos fueron muy interesantes, pero los resultados de las excavaciones no fueron concluyentes. Limpiaron, excavaron y estudiaron el lugar pero tan sólo encontraron pequeños fragmentos cerámicos y no pudieron establecer con certeza a que correspondían los restos de las edificaciones.

Aparte del posible monasterio, otra de las tradiciones locales cree se trataba de un asentamiento de emergencia usado por los pobladores para escapar de la epidemia de peste que asoló los pueblos de estos valles (que por entonces pertenecían al Reino de Mallorca con capital en Perpiñán)

Otra posibilidad es que fuese simplemente un corral y refugio de pastores en la ruta de trashumancia que iba desde estos lugares hasta el Cantábrico. Esta ruta perduró hasta bien entrado el siglo XX. Algunos de los muchachos que la hicieron, fueron nuestros vecinos. Personalmente yo creía que ésta era la hipótesis más plausible.Lugar de las excavaciones

Pero algo me hizo dudar, la presencia dentro del recinto de fuertes energías telúricas (una roja caliente, una azul fría y una naranja) detectadas por nuestro amigo Pedro. Si en ese lugar, justo delante de la gran roca que cierra el perímetro del enclave, existe un punto de fuerte energía telúrica quizás sí que en su tiempo fuera un monasterio o alguna suerte de centro espiritual.

Otro lugar más en el que intentar llegar a la Espiritualidad a través de la naturaleza. Y ¡dentro  de nuestra propia finca! ¿Monasterio? ¿Refugio? ¿Corral? En todo caso, un centro energético y un misterio que los avellanos van engullendo.

Enric Aulí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *