«

»

Ene 25 2016

EL GLACIAR PERITO MORENO

pedrito moreno

pedrito moreno

Buscando ejemplos de la conexión entre naturaleza y espiritualidad, acabamos de efectuar un viaje por la Patagonia argentina y chilena. Hemos estado en glaciares, islas, selvas húmedas y secas, estancias enormes, lagos, desembarcado en Cabo de Hornos… En muchas ocasiones la conexión entre esa maravillosa naturaleza y aspectos de espiritualidad ha sido dificultada por el exceso de presión turística. Este exceso no sólo implicaba la presencia de muchos turistas, sino que deformaba la naturaleza, dándole el aspecto de un escenario de teatro. Sin embargo, el caso del Perito Moreno fue  increíble; la inmensidad del glaciar convertía en irrelevante la presencia de turistas. Ha sido una experiencia increíble, pero además nos ha ofrecido una gran metáfora sobre nuestra sociedad actual.

Nos acercamos a bordo de una pequeña embarcación hacia la parte frontal del glaciar. Una mole de seis kilómetros de ancho y 70 metros de altura. En algunas zonas el hielo era blanco y en otras tenía un tono azulado causado por las burbujas de aire que contenía en su interior. Todos los pasajeros guardábamos un respetuoso silencio, delante de aquella majestuosidad. De repente se empezó a producir un crujido, era como un lamento que surgía del interior de alguna parte del glaciar. El crujido cesó, al cabo de un par de segundos una gran masa de hielo de unos cincuenta metros de altura se desprendió con gran estrépito seguido de una especie de explosión al impactar contra la superficie del lago. Una gran ola empezó a avanzar en círculos concéntricos desde el punto del impacto. Nuestra embarcación reculó para esquivar la fuerza de la onda pero fue alcanzada por una ola de unos dos metros y medio de altura.

IMG_0687La experiencia fue increíble; estábamos inmersos en una naturaleza enorme y poderosa, que nos dominaba pero al mismo tiempo nos transmitía una sensación de belleza, de ser algo más que máquinas. Una vez más la naturaleza se nos había mostrado como creadora de arte, de belleza, de energía.

pedrito morenoAdemás en esta ocasión encontramos un paralelismo entre lo que acábamos de vivir en el Perito Moreno y nuestra sociedad. El glaciar estaba tranquilo, parecía estable; surgió e su interior un ligero crujido que iba en aumento, seguido de una pequeña pausa de tranquilidad, para acabar en un gran desprendimiento con ruido de explosión y tsunami incluidos. Nuestra sociedad que parecía tranquila está crujiendo ¿se aproxima un desprendimiento con explosión y tsunami?

Enric Aulí

1 comentario

  1. Claudio

    Estar delante del Glacial Perito Moreno es una experiencia maravillosa (por dentro y por fuera)
    La magnitud de esa masa “viva” de hielo (dicen que es uno o el único glacial vivo del mundo, porque esta permanentemente en movimiento) nos sitúa en ese preciso lugar de la naturaleza donde la condición humana debería permanecer … la contemplación, el respeto, la admiración y … finalmente, el ser uno más dentro de este fabuloso engranaje que tiene que ver con la vida y el planeta.
    Gracias por compartir esta vivencia Enric!
    Comparto tu reflexión final.

    Un abrazo de tu amigo y seguidor,

    Claudio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *