«

»

Jul 18 2016

¿COPIAMOS NATURALEZA O SOMOS NATURALEZA?

¿COPIAMOS NATURALEZA O SOMOS NATURALEZA?

planta catedral

planta catedral

Muchas de nuestras obras, especialmente en Arte y Arquitectura, tienen un gran paralelismo con las  que crea la Naturaleza ¿Copiamos lo que Ella hace o simplemente hacemos el mismo tipo de obra porque nosotros mismo somos Naturaleza? Personalmente creo que Ella y nosotros somos una unidad. Si somos conscientes de ese hecho encontraremos en él nuestra fuerza y nuestra razón de ser.

Many of our Works, mainly in Art and Architecture, have a great similitude with the Nature’s creations. Do we copy what nature do or we are also Nature and we do the same things? I believe we are all one Unity. When we are conscious of this fact we find in it, our strong and our own “raison d’être”

arroyo de otoño

arroyo de otoño

Paseando a orillas del Rio Rigard me llamó poderosamente la atención una planta de la que no conozco el nombre. Tiene unas pocas hojas carnosas en la base; de ellas surge un tallo elevado que culmina en inflorescencias intensamente amarillas. El ejemplar que captó mi mirada es enorme, resplandeciente, desafiante. Me produjo, por abducción, la imagen de las agujas de una catedral gótica (me recordó la de Chartres) Constaté que la disposición de las flores amarillas sobre el tallo es muy similar a la de las piedras en las dos torres de la entrada de Chartres. Pensé que el mismo impulso que ha hecho crecer esta planta es el que a través de personas humanas ha construido las catedrales.

chartres fachada principal

chartres fachada principal

No es un caso único, me vienen a la cabeza dos ejemplos de arquitectura mimética. El primero es el de las formas innovadoras de Gaudí, hasta entonces no presentes en los manuales de arquitectura y que son idénticas a estructuras vegetales vivas. El segundo es el edificio “East Gate” en ZImbawe, construido siguiendo los patrones de los nidos de termita que hay en el territorio cercano; la red de conducciones, ventilaciones, sombras…son idénticas a las que podemos encontrar en los antes citados nidos de termitas; gracias a ello el edificio funciona perfectamente sin climatización artificial, en una ciudad en la que las diferencias de temperatura entre la noche y el día pueden llegar a los cuarenta grados.

Personalmente, siempre que colaboro en la construcción de un edificio busco el equilibrio entre la intuición basada en la Naturaleza, y la técnica aprendida.

Enric Aulí M.

1 comentario

  1. gemma

    que bonic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *