«

»

Jun 17 2016

CIELOS DE 180 GRADOS

nubes tormentaUna de las mejores formas de desarrollar, de sentir, la espiritualidad es la del contacto íntimo con la naturaleza. La naturaleza no es algo en particular, es un conjunto, un todo: animales, plantas, rocas, paisajes, energías… Hoy he experimentado algo que personalmente me es extremadamente gratificante, la de estar en un entorno con muy poca presencia humana y además estar totalmente cubierto por un cielo de nubes grises y bajas que no dejaban ni un resquicio al horizonte (un cielo de 180 grados) Es como si estuviese totalmente arropado por la naturaleza, dispuesto a dormir y a vibrar con el Cosmos.

One of the best ways to feel spirituality is to be in touch with nature. Nature is nothing in especial, is gathering all; animals, plants, stones, landscape… Today I have experienced something really especial. I was inside a place without human presence (can Gasparó, Planoles) I felt totally covered by a grey, cloudy sky, It was like I was fully wrapped by nature, ready for sleeping and vibrating with Cosmos.

Todos tenemos una cierta llamada hacia la espiritualidad. La buscamos en religiones, en libros, en gurús…Eso es bueno, no es malo; pero como diría Emerson, la buscamos a través de intermediarios en vez de directamente. ¿Por qué no la buscamos directamente en la naturaleza?  No me gusta demasiado escribir sobre lo que hago, pero en este caso creo que es necesario. Estoy preparando mi trabajo de final de Magister en filosofía sobre los trascendalistas americanos y su búsqueda de conexión divina a través de la naturaleza. Para el 2017 he preparado un viaje a los lugares que inspiraron a Emerson, a Thoreau, a Channing… Buscaré si ha quedado ahí algún mensaje, ya les contaré.IMG_0500

Un ejemplo de hoy mismo en can Gasparó, en Planoles. El cielo es totalmente gris, no hay resquicios de azul; las nubes son bajas, te cubren totalmente. Pero en vez de sentir claustrofobia, siento como si estuviese en el vientre de mi madre, en el vientre de la naturaleza, y hay una especie de cordón umbilical que me alimenta. Una sensación similar sólo la he sentido en el desierto de Fuerteventura en plena tormenta de arena, cuando una bóveda de polvo dorado por el sol nos cubría…La naturaleza nos había envuelto y nos alimentaba.

Enric Aulí M.

1 comentario

  1. Yvette

    Preciós i inspirador. Gràcies.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *